Mamás de 2016.

Dar a luz a un bebé hoy quizás sea más fácil desde una perspectiva puramente sanitaria, pero socialmente se convierte en una odisea que muestra que, a pesar de vivir en la tan publicitada sociedad del bienestar, poco tiene de sencillo y mucho de heroico, sobre todo para las mujeres trabajadoras.

A las ya consabidas dificultades institucionales y laborales, sin duda provocadas por la idiosincrasia de una sociedad que sigue viendo normal o hasta deseable que la mujer se dedique en exclusiva al cuidado de la casa, se suman las dificultades derivadas de las políticas inoperantes de conciliación.

La conciliación de la vida laboral y familiar tal como se comprende en la actualidad parte de un planteamiento viciado, considera que sólo la madre ha de disfrutar de los beneficios o garantías que se emprendan. Ello genera una lectura social que empuja a   considerar a la mujer como la única responsable del sostenimiento organizativo del hogar, algo que sigue alejando la tan ansiada igualdad en todos los ámbitos.

En mi caso casarme con una trabajadora incansable no influida por la sociedad salvo en lo estrictamente esencial y ser hijo de otra, ha provocado que sus versiones diferentes del mundo pero complementarias entre si estén al alcance de mi psique.

Madres, esposas, trabajadoras, mujeres que deciden ser madres y las que no, feliz día a todas.

 

PABLO CAMBRONERO. Sevilla.

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s