Río revuelto.

 

El Ayuntamiento continúa empeñado en inventar algo para la zona franca y ribera del río Guadalquivir. Espadas proclama públicamente que sigue trabajando para intentar sortear el no rotundo que recibieron del Tribunal Supremo sobre el famoso dragado para el acceso de barcos de mayor calado al puerto. ¿Con entrevistas preelectorales? Curiosa forma…

Construidos ya, no sin la típica polémica en la ejecución de las obras, un acuario, una discoteca y una noria, seguimos viendo cómo los márgenes del río y el puerto siguen mostrando un aspecto deplorable que denota la incapacidad del consistorio para dar el impulso comercial e industrial que precisa la zona.

Elecciones tras elecciones el puerto, la ciudad de la “injusticia” y  las líneas de metro imposibles en Sevilla se convierten en los principales temas a debate en las campañas electorales. La realidad nos muestra que nada se prevé políticamente más allá del rédito electoral que puede otorgar la pelea por ver quién es más culpable de la falta de soluciones. Estado, Junta, Diputación y Ayuntamiento continúan imputándose la incapacidad y los ciudadanos continuamos creyendo que alguno será capaz de obviar sus diferencias y emprender remedios.

PABLO CAMBRONERO. Sevilla.

 

Estándar

El “puchkemon” y los flamencos.

El President solicita una reunión a la Comisión Europea y recibe un “otro día, monstruo”. Quizás sea mejor decir que no se ha solicitado nada, pues el desprecio de la Unión a su hoja de ruta es más que evidente. No tiene Europa nada mejor en lo que pensar que en la ridícula tentativa secesionista del “pelucas”…
Pero ya pagada la dieta internacional y habiendo sido planificado a todo tren el viaje, había que conseguir reunirse con alguien, aunque fuera con el bedel de la Comisión. Un grupo de flamencos, (políticos secesionistas holandeses), tenía un rato libre para tomarse un café con el President, y lo tomaron.
El secesionismo se desinfla, y lo hace mientras espera desesperadamente a ver el color del Gobierno que resulta elegido para ostentar el poder, pues de esta elección puede derivarse el inicio o el fin de su tentativa hastiante, cansina y con el cada vez más claro objetivo de tapar la torpeza en la gestión de este y sus predecesores.

PABLO CAMBRONERO. Sevilla.

Estándar

Ajusticiamiento judicial.

Las palabras del Consejero de Justicia de la Junta de Andalucía están levantado una polvareda considerable. Gracias a este ex Fiscal, todo el país ve el cielo abierto para denunciar públicamente la evidente falta de independencia en algunos estratos del poder judicial.

Es llamativo que aún sorprenda esta parcialidad,  pues sabido es que su órgano supremo de gobierno, (el Consejo General del Poder Judicial), está compuesto por vocales procedentes en su totalidad de una designación puramente política.

Seguimos manteniendo ciertas instituciones a sabiendas de la inutilidad de las mismas o de su, como mínimo, cuestionable forma de operar. Si deseamos un modelo democrático de separación real de poderes hemos de elevar a imposición la desvinculación política de cada uno de los miembros que pretendan pertenecer o pertenezcan al poder judicial, poder que debería tener sus propias instituciones políticas en las que ninguna otra autoridad, ya sea ejecutiva ni incluso legislativa, pudiera entrar.

Sólo un partido ha planteado una auténtica solución a este endémico problema. Ciudadanos propone la disolución de órganos como el CGPJ y sustituirlos por estamentos propios. Ante tal propuesta, muchos fueron los que pusieron el grito en el cielo, sin duda muchos de ellos acomodados en la politización y conscientes de su obsolescencia fuera de ella.

Todas las funciones del CGPJ pueden ser asumidas por órganos de creación democrática propia, así al menos desaparecerá el actual modelo estratificado por fuerzas políticas que contaminan el único garante de la pulcritud de nuestras instituciones.

PABLO CAMBRONERO. Sevilla.

 

Estándar

El aspirador siniestro.

El “coletas” conecta el aspirador para intentar absorber a todas los minipartidos de extrema izquierda para sumarse a su cada vez más complicado  asalto de los cielos.

Cualquiera a la izquierda de la izquierda le sirve  para lograr su ansiada cuota de poder. Comunistas desfasados, anarquistas vetustos y toda una malgama de siglas que por sí mismas tenían como única utilidad la de rellenar hueco en las mesas electorales y hacernos conscientes de la cantidad de ideologías minoritarias que existen.

Todas esas papeletas decorativas encuentran hoy provecho. Iglesias ve todos esos miles de votos inútiles como valiosísimos para sus intereses personales. ¿Qué importancia tiene la ideología que defiendan? Para Podemos, ninguna.

El voto en los próximos comicios a Podemos va a ir acompañado de aún más letra pequeña que de costumbre. No sólo van a pretender el control de la prensa, de las fuerzas armadas y de los poderes económicos para establecer su ansiado modelo bolivariano que tan buenos resultados da en Venezuela, sino que además tendrán que retribuir con Dios sepa qué prebendas a estas pequeñas formaciones radicales.

PABLO CAMBRONERO. Sevilla.

 

 

Estándar

Mamás de 2016.

Dar a luz a un bebé hoy quizás sea más fácil desde una perspectiva puramente sanitaria, pero socialmente se convierte en una odisea que muestra que, a pesar de vivir en la tan publicitada sociedad del bienestar, poco tiene de sencillo y mucho de heroico, sobre todo para las mujeres trabajadoras.

A las ya consabidas dificultades institucionales y laborales, sin duda provocadas por la idiosincrasia de una sociedad que sigue viendo normal o hasta deseable que la mujer se dedique en exclusiva al cuidado de la casa, se suman las dificultades derivadas de las políticas inoperantes de conciliación.

La conciliación de la vida laboral y familiar tal como se comprende en la actualidad parte de un planteamiento viciado, considera que sólo la madre ha de disfrutar de los beneficios o garantías que se emprendan. Ello genera una lectura social que empuja a   considerar a la mujer como la única responsable del sostenimiento organizativo del hogar, algo que sigue alejando la tan ansiada igualdad en todos los ámbitos.

En mi caso casarme con una trabajadora incansable no influida por la sociedad salvo en lo estrictamente esencial y ser hijo de otra, ha provocado que sus versiones diferentes del mundo pero complementarias entre si estén al alcance de mi psique.

Madres, esposas, trabajadoras, mujeres que deciden ser madres y las que no, feliz día a todas.

 

PABLO CAMBRONERO. Sevilla.

Estándar