Fundación Jiménez Becerril.

18 años han pasado desde aquel fatídico día en que un desaprensivo que pretendía crear miedo, dolor y odio entre los sevillanos asesinó a sangre fría a Alberto Jiménez Becerril y su mujer Ascensión García Ortiz.

Aquel joven político ejercía su labor como Concejal y Teniente de Alcalde en el Ayuntamiento de Sevilla y aquel día fue víctima junto a su esposa de la más cobarde violencia.

A partir de ese horrible suceso, los sevillanos, sus instituciones y la familia Jiménez Becerril crearon la Fundación Jiménez Becerril, contra el Terrorismo y la Violencia.

Muchas veces la comunión entre la sociedad y los garantes de su seguridad se convierte desgraciadamente en una quimera. Son actos como estos, (en los que se dieron cita autoridades políticas, mandos policiales, militares, policías, guardias civiles, familiares y ciudadanos), en los que se rinde un merecido homenaje a esos policías nacionales y guardias civiles fallecidos en el extranjero cuando prestan un servicio impagable en lugares de conflicto bélico, los que acercan el servicio público al ciudadano. Luchar por la libertad y la seguridad en otros lejanos pueblos es arriesgado y por desgracia, cuesta vidas.

Actos como los del sábado pasado sin duda contribuyen a hacernos conscientes a todos de la  grandísima labor que desempeñan nuestros hombres y mujeres en el extranjero, con un evidente riesgo para sus vidas. Ello ha de ser valorado por una sociedad que debe tenerles como referentes de valentía y entrega por unos valores de convivencia que nos hacen fuertes como sociedad.

PABLO CAMBRONERO. Sevilla.

 

Estándar

Cuando renovarse es morir.

El bloqueo institucional derivado de los resultados electorales no parece esa situación idílica democrática que muchos preveían.

La irrupción de dos nuevas fuerzas políticas ha provocado un bloqueo en la formación de un gobierno, y ello se produce por la escasa habilidad negociadora de quienes han ido repartiéndose cíclicamente los gobiernos en un acuerdo tácito de voluntades que saciaba las ansias de poder de ambos.

Socialistas y Podemitas ya negocian carteras y cargos bien retribuidos. Ciudadanos es el único preocupado por que la maquinaria gubernamental funcione con los cambios lógicos y obviando las porciones del pastel. Todos parecen de acuerdo en los males que asolan al país y difieren radicalmente en sus soluciones, aunque todas parecen  pasar inevitablemente por hacer desaparecer a Rajoy de la Moncloa.

La confianza en el Partido Popular se antoja imposible una vez que ya vemos que la mayoría de sus dirigentes actuales estuvieron, están y estarán al lado de quienes se sientan en los banquillos de los tribunales. Realmente, si el PP hiciera una renovación total de personal, (materialmente imposible por la propia organización endogámica de sus bases), y una radical reforma institucional, pocos serían los argumentos para dejar de votarles, aunque haciendo esto y obviando su rancia ideología quizás se llamaran de otra manera.

PABLO CAMBRONERO. Sevilla.

Estándar

Cebo al Psoe.

La formación del Gobierno español tiene un grupo político que es más protagonista que los demás, el PSOE de Pedro Sánchez.

Ahora todos lanzan sus miradas cómplices y sus envenenados presentes para que los socialistas “piquen” el anzuelo. El PP le manda mensajes cifrados de apoyo institucional en todos los ámbitos a cambio de su apoyo activo u omisivo al proyecto de Rajoy, ahora que sigue acumulando garbanzos negros en una olla con un caldo muy turbio.

Los de Podemos se ofrecen gustosos a manejar ideológica e institucionalmente el gobierno de la nación a cambio de dejar que suceda ese “capricho del destino” de que Pedro viva en la Moncloa, pues prácticamente será eso lo único que podrá hacer sin el permiso de los morados.

A Rajoy ya le ronda la idea de que su papel al frente del ejecutivo no se va a repetir, pues se ha convertido en la cara de un partido desfigurada de los guantazos de corrupción de los suyos.

Escatológicamente hablando unos quieren cambiar el trasero de los otros por el suyo, sabiendo que por los dos sale la misma porquería, otros  procurarse cuotas de poder para contaminar todo con sus soflamas bolivarianas y, gracias al cielo, Ciudadanos, que parece el único con una actitud constructiva de este caos de combinaciones políticas.

PABLO CAMBRONERO. Sevilla.

Estándar

Gestión de egos.

Existen multitud de acontecimientos en la vida que provocan cambios en nuestro comportamiento y en la percepción del pequeño mundo que nos rodea. La formación constante, perenne e ilimitada que experimentamos en lo personal y profesional genera en nuestra psique inconscientes pero palpables comportamientos que llegan a provocar una creencia, hecha ley, de la existencia  estratificación social que no existe de forma natural, sino sólo como burda interpretación simplista de la realidad.

Gestionar el éxito puede ser una tarea compleja para los egos personales. En estructuras jerarquizadas el ascensor asciende decidido, pero  nunca baja, cae.

La sensación y creencia de superioridad suele adornar el comportamiento de quienes reciben una recompensa, (merecida o no), en cualquiera de sus ámbitos existenciales, ello hace que sea prácticamente insufrible tratar con este tipo de personas de “tu a tu”, con una excepción, que ellos te consideren a su nivel o incluso por encima.

La gestión eficaz de los egos suele ser una virtud que adorna a los que tienen codificado en su ADN el liderazgo de forma natural, que son los menos.

PABLO CAMBRONERO. Sevilla.

 

 

 

 

Estándar

El “marronet” del PP.

En la guerra el más cuerdo es el loco. En las sedes de los veteranos partidos políticos la “guerra” comenzó hace mucho con el establecimiento de modos, formas y costumbres de conseguir favores económicos a través del uso fraudulento de su condición de cargos electos. Sólo hoy los ciudadanos comenzamos a conocer esas viles estrategias, y aún nos sorprende cada uno de los asuntos que saltan a la luz pública. El de Valencia de hoy es uno más de esos casos en los que se nos hace visible la impunidad que imperaba en nuestras instituciones.

La evidencia nos muestra que la mayoría de quienes  se dedican profesionalmente a la política ostentan convicciones ideológicas firmes. Salvo rara excepción, la mayoría no vendería su reputación ni su carrera por la consecución de este tipo de favores económicos. Hoy en día muchos de ellos no lo hacen por el evidente temor a ser descubiertos y condenados a ser incluidos en el cada vez más amplio grupo de políticos corruptos y otros, (los menos), no lo hacen por pura convicción moral. Bentham estuvo acertadísimo cuando dijo: “cuanto más te miro, mejor te comportas”.

Sin duda esto aleja aún más la ya de por sí remota posibilidad de que el PP revalide su gobierno en esta legislatura.

PABLO CAMBRONERO. Sevilla.

Estándar

Abengoa, una caída explicable.

 

La caída de la perla empresarial andaluza de las renovables resulta explicable en un trasfondo coyuntural de abandono progresivo de la inversión en nuevas y no tan nuevas capacidades energéticas más limpias y acordes con el cuidado del ambiente que nos alberga.

Con el petróleo prácticamente regalado consecuencia del fomento incesante del “fracking” en las nuevas tierras surgidas del deshielo ártico y antártico, el levantamiento de las sanciones a Irán y el mercado colapsado de oro negro, (ahora plata tirando a latón), parece que no tienen mucho sentido empresas que se dediquen al noble arte de cuidar el planeta, pues son demasiado caras e inoperativas.

Quizás en el caso de Abengoa, como empresa de capital privado, las circunstancias personales de sus accionistas hayan influido sobremanera en la compleja situación financiera actual, pero ello no obsta para que desde las administraciones se hubiera debido procurar un campo de facilidades para que empresas que, además de ocupar laboralmente a más de 5.000 sevillanos de un total de más de 26.000 trabajadores, se dedican a fomentar el uso responsable de los recursos que pueden y deben procurarnos una forma de vida más sostenible que permita que nuestros nietos no tengan que sufrir las inevitables consecuencias de nuestra insalubre y destructiva forma de vida.

PABLO CAMBRONERO. Sevilla.

Estándar

Modelar el caos.

Es sorprendente ver como actualmente en las instituciones de representación popular  se ubican personas que anteriormente han mostrado intereses antidemocráticos manifiestos. Unos apoyaron e incluso posiblemente pertenecieron a organizaciones integradas en bandas terroristas armadas, otros mamaron un “know how” bolivariano en el que pretenden contaminar todas y cada una de las instituciones. Visible es ya el objetivo es establecer una ideología totalitaria de control absoluto y presión cuasi penal a la oposición política, con el objetivo de hacerla desaparecer.
Junto a la colonización institucional vírica emprendida por Podemos, que con a penas un 19% de votos pretende dirigir ideológica e institucionalmente el estado, aparecen una gran cantidad de movimientos minoritarios que han visto en los morados una oportunidad de oro para incluir sus viejas reivindicaciones secesionistas e incluso anarquistas.
Desde la indignación provocada por una gran crisis económica auspiciada por una situación de notable repercusión mediática de la corrupción, se está construyendo un caos que muy probablemente lamentaremos en muy poco tiempo.
Constituirnos en otra “admirable democracia” al estilo cubano, venezolano o iraní es algo que ya planea en las mesas de negociación política. En esta triste tentativa ha derivado esa revolución social nacida el 15M. “Para este viaje no necesitamos alforjas”
PABLO CAMBRONERO. Sevilla.

Estándar