El mártir catalán.

El Gobierno español ha picado. La maquinaria secesionista controla sorprendentemente bien la estrategia y los tiempos políticos. Como en toda batalla bélica, (esta también lo es), una buena estrategia suele dar mejor resultado que el mas fuerte de los ejércitos.
En cuanto a las armas de esta épica contienda, se distinguen claramente las artimañas psicológicas referentes a un sentimiento victimista frente al Goliat rojigualdo.
Para el independentismo catalán España es ese gigante dominante y miserable que usa las instituciones a su antojo para saquear a ese “reducto galo” que pretende independizarse para poder disfrutar así ese edén sagrado prometido por los dirigentes a su crédula plebe.
Para el bando español Cataluña es un problemático freno a la recuperación económica publicitada hasta el hastío y de la que nuestros bolsillos aún no tienen noticia. Los dirigentes independentistas tapan su corrupta gestión administrativa con la idea irreal de una separación que hundiría a ambas naciones si así se constituyeran.
Hoy, uno de los principales generales secesionistas es imputado por la justicia del otro bando. Ya han encontrado al dirigente mártir por el que “matar y morir” políticamente hablando, y lo hacen ahora que estaba en uno de sus peores momentos. La resurrección que necesitaba en el momento preciso.

Pablo Cambronero.

Estándar

Agua y aceite para Cataluña.

Parece que el apocalíptico final en que la tierra se resquebraja separando a españoles y catalanes se aproxima para algunos. Y lo hace amparado en unos comicios autonómicos que están siendo usados brillantemente por los separatistas como referéndum encubierto que les legitime una desobediencia a las leyes que les han permitido ser lo que hoy son.
No deja de sorprendernos que fuerzas políticas con ideologías contradictorias se mezclen como agua y aceite en una tentativa común de iniciar un proceso soberanista tras el que se esconde una infinita incógnita.
Con los resultados de las elecciones autonómicas sobre la mesa se hace imprescindible un análisis realista e imparcial que nos haga conscientes a todos de una situación de división total de la ciudadanía catalana, división entre quienes renuncian a su nacionalidad odiando incluso a los que la veneran y quienes no quieren dejar de ser nacionales de un país que les ha procurado el estado del bienestar y no creen los cantos de sirena del secesionismo.
Un nuevo gobierno de la Generalidad Catalana presidida por la maraña ideológica puede generar, y casi es seguro que lo haga, un caos de gestión que fuera de la pretensión secesionista poco beneficie al bienestar de sus votantes.
Juntos, (sólo), por el sí y anti capitalistas feministas de ocasión forman mayoría absoluta, feo panorama para Cataluña y los catalanes si su gobierno va por este camino.

Pablo CAMBRONERO.

Estándar

Víctimas sin edad.

Las guerras dejan testimonios, hoy gráficos, de los resultados de la ilimitada capacidad de odiar del ser humano. Poco importa su justificación. Ya sea por religión, por territorios, bajo teorías de superioridad étnica inverosímiles o por vil metal, las escenas de odio, muerte y destrucción se suceden desde que el hombre es hombre.
Hoy nos sobrecogen imágenes de las que podemos ser testigos gracias a las tecnologías de la globalización comunicativa. Ayer, un niño yacía muerto en una playa Europea, hoy un bebé nace con su cuerpo herido de metralla, atroz. Pero no lo es menos lo que a diario pasa en el continente olvidado, ese que llaman “negro”.
Miles de niños fallecen a diario en África con sus cuerpos consumidos por la sed y el hambre. Ello parece un “mal necesario” para que nuestros niños vivan con la capacidad de tener un futuro digno, y pocos son los que recuerdan este drama que se difumina en nuestras conciencias mostrando la vergonzosa hipocresía de nuestro comportamiento.
La excepción que confirma la regla son las admirables personas que, con riesgo para sus vidas, luchan en zonas olvidadas para intentar garantizar un mínimo de supervivencia entre estos olvidados pueblos.
Las transiciones democratizantes en regímenes socio-políticos no consolidados o autoritarios tienen el caos como resultado si sus ciudadanos ven la democracia como un instrumento de dominación occidental, (quizás no vayan tan desencaminados), pero ello jamás desviará la atención de los que nos escandalizamos con tanto dolor inútil.

Pablo CAMBRONERO.

Estándar

Oposición de verdad.

En Andalucía no se recuerda una presión política para el partido instalado en la Junta como la actual. Prueba de ello es el desfile de dimisiones y destituciones que mas tienen que ver con los compromisos con Ciudadanos que con los procedimientos judiciales en los que andaban inmersos.
Además de esta presión al Gobierno, ejecutada evidentemente por quienes nada les deben, la misma también se nota en el inoperante partido popular andaluz, que tras más de treinta años en la desidia más absoluta, hoy intenta hacerse notar criticando a los demás grupos de la oposición imputándoles políticas que ellos inventaron y ejercieron en Andalucía.
Ciudadanos se ha revelado más útil para los andaluces en 100 días que IU, PP y todo el que ha pasado por la oposición en el Palacio de San Telmo.
Parece que los cuatro años de Ciudadanos en el Parlamento Andaluz van a dar fe de que una nueva forma de hacer política surge para enterrar las viejas contiendas improductivas de socialistas, populares y terceros secundarios.

Pablo Cambronero.

Estándar

Ciudadanos del resto.

¿Porqué nos repugna la tentativa secesionista catalana a gran parte de los ciudadanos de este resto de España? Las razones de este rechazo son muy dispares y no pueden ser enumeradas obviando la gestión que varios gobiernos centrales han ejecutado a lo largo de los años, gobiernos que han sido elegidos por la mayoría de los ciudadanos españoles,(Cataluña incluida)
No hay culpables, pero si responsables y precursores. El separatismo catalán no fue inventado por Mas ni Junqueras, tampoco por Pujol. El movimiento secesionista ha sido consecuencia de una tradicional idiosincrasia mutada a diferente a la del resto del país de forma totalmente artificial por los dirigentes autonómicos y centrales. Pero, ¿acaso los ciudadanos hemos sido meros espectadores o utensilios de los gobernantes? Pienso que mas que títeres hemos fumado el opio cultivado por dirigentes que, fabricando adicción a separarnos de nuestros vecinos, usan rasgos definitorios hasta raciales para inocular el virus del odio absurdo que se extiende ya independiente al origen del mismo.
El independentismo es ya responsabilidad de los ciudadanos y esta en su mano consolidar o erradicar un odio que jamás ha existido de forma natural.

Pablo CAMBRONERO.

Estándar

Rotar a la inversa

Ante la evidencia del engaño de las emisiones de los motores diésel en EEUU, Volkswagen ha decidido afrontar su responsabilidad como hacen todas las grandes empresas del mundo: localizando a dos, a lo sumo tres, cabezas de turco que expiarán las culpas de una actuación que destaca las vergüenzas medioambientales de una gigantesca compañía que presume de la sostenibilidad ecológica de sus productos.
El hombre es capaz de crear máquinas sofisticadísimas capaces de azañas inimaginables, pero parece incapaz de obviar el combustible fósil finito cuya combustión genera tanto daño a nuestro planeta. Sencillamente no me lo creo.
En 2015, con las capacidades técnicas y científicas que nos adornan, que los motores sigan contaminando solo es consecuencia de los intereses de lobbys económicos,(petroleras, automovilísticas, energéticas, etc), de mantener el “chiringuito” abierto y funcionando para seguir dominando el mundo a su antojo.
Tesla hace poco desafió a este poderoso sector el lanzamiento de varios productos eléctricos de calidad, tanto domésticos como no domésticos. Ello hizo reaccionar a la mayoría de los estados prohibiendo sus productos o asfixiándolos en impuestos para cortar su comercialización.
El escándalo del gigante alemán sólo nos recuerda que vivimos en un mundo dirigido y encaminado a conseguir un comportamiento inconscientemente dócil y autodestructivo camuflado brillantemente en una cotidianidad llena de necesidades ajenas a nuestra naturaleza animal.
El ser humano es único animal capaz de rotar al contrario que el planeta que lo sustenta.

PABLO CAMBRONERO.

Estándar

Arbeit Macht Frei.

“El trabajo nos hace libres”, esta es la frase escogida por los alemanes en el pórtico de entrada del campo de Auschwitz. Hablar de libertad y  hacerla leer cada día de sufrimiento muestra los límites del odio y la volatilidad de las mentes que hacen cumplir estas horribles instrucciones.

Hoy, ya creyendo superado este horrible episodio, nos sobrecogemos por imágenes que nos hacen conscientes  de la miseria que el único ser racional del planeta es capaz de generar. Pensamos que nuestra irreal solidaridad nos hace libres de expiar nuestras culpas, imputadas a entes impersonales con la mayor de las cobardías.

¿Acaso matar o dejar morir a otros no forma parte de nuestra naturaleza animal? Es puro instinto, sólo los fuertes sobreviven. Hoy la fortaleza es un don que se otorga por nacimiento y te adorna si has nacido en las zonas privilegiadas del mundo, privilegio que es tan endeble como la pacífica convivencia que se destruye tan rápido como las ideas, creencias o políticas se adueñan de las mentes criminalizando al diferente.

Racionales, tanto que nuestras volubles mentes pueden llegar a experimentar placer con el sufrimiento de los que consideramos diferentes o enemigos. Esta razón consigue únicamente que algunos seamos conscientes de la naturaleza destructiva de nuestra raza.

PABLO CAMBRONERO. 

Estándar