Ruín y efímera salvación.

image

Soraya compareció ayer para sacar pecho y vaticinar un crecimiento macroeconómico para este y los próximos años como promesa electoral encubierta.
Como esos datos pasaron desapercibidos, poco después y demostrando una improvisación casi desesperada, volvió para decirnos que el paro descendería a niveles precrisis.
La escenografía de esta comparecencia mostraba sus ojos abiertos como platos y esos gritos emitidos por esta pequeña gran mujer en un vano intento de hacer creíbles sus cifras.
En un año de psicosis electoral, parece que el Gobierno popular nacional y los autonómicos socialistas van a poner a funcionar la maquinaria económica administrativa para maquillar las cifras del paro con recursos que, me temo,  tendremos que devolver con intereses.
Otro de los ministros, el de Justicia nada menos, habla de lo “bonito” que sería sancionar a los medios de comunicación por desvelar los asuntos que avergüenzan a sus bancadas y a las rivales. Yo le digo que lo bonito sería que su partido y los socialistas respondieran de los daños causados y no siguieran insultandonos a diario desde sus injustos escaños con sus inverosímiles explicaciones y sus patéticas intenciones de perpetuarse en el poder.

PABLO CAMBRONERO. Sevilla.

Estándar

Mejorando la especie.

image

La mediocridad se instala en nuestras Cortes. Casi sin darnos cuenta personas que no han demostrado absolutamente nada en el sector privado han pasado a ocupar las bancadas de los órganos que distribuyen el erario público y gobiernan nuestros destinos.
Lo peor de los dirigentes políticos actuales es sin duda que han de representarnos en instituciones internacionales con intervenciones mediatizadas en las que se dan cita brillantes estrategas políticos. Ello nos provoca la tristeza de ver como la imagen de España cae a cada una de las palabras de nuestros iluminados.
Pero debemos ver el vaso medio lleno, y así saber que personas brillantes que representan una nueva forma de hacer política carecen de rival a la hora de competir en política. Es el caso de Albert Rivera, que sobradamente preparado y habiendo demostrado su valía en el sector privado, creó un proyecto limpio, osado e inteligente que hoy abandera la tan ansiada tercera vía.
Los partidos competidores intentan urdir  inútilmente tramas contra ese proyecto que amenaza con obtener una amplia mayoría en los comicios generales. Sin duda la existencia de Ciudadanos es una gran noticia para el pueblo español, pues desvela la mediocridad de nuestros dirigentes y al mismo tiempo provoca una selección más cuidadosa y meritoria de los partidos con opciones de gobernar.

PABLO CAMBRONERO.

Estándar

Una pesada carga.

DIARIO LUZ AL ALBA.

Mientras en la rutina diaria del primer mundo nos afanamos por idear estrategias personales y profesionales para buscar la felicidad asociándola irremisiblemente a una desahogada situación económica, en otros lugares cada vez más abundantes la vida se vive sin la certeza de saber que a la mañana siguiente seguirá disfrutando del aire y el sol.

Las imágenes de pobreza extrema que olvidamos cinco segundos después de ser emitidas en los escasos informativos que osan integrarlas, constituyen la carga más pesada para la existencia humana, pues la razón que nos adorna provoca que sepamos que la culpabilidad de la injusta distribución de los recursos naturales tiene un protagonista humano.

Hay quienes dedican toda su vida a intentar que la de otros no termine de la forma más horrible, de hambre. Este oasis solidario consigue que no pierda del todo la fe en el ser humano, pero en mi psique sigue instalada…

Ver la entrada original 90 palabras más

Estándar

Lola, la mía.

La primera palabra que un humano articula es casi siempre la que identifica a la persona a la que estás unido desde que eres una célula hasta que uno de los dos se va: mamá.

Ella imprime en tu ADN su carácter, sus vivencias, sus circunstancias personales, sus miedos y sus valentías. Alimenta con sacrificio natural todas tus necesidades y es partícipe junto a tu padre de cada milímetro que eleva tu estatura hasta la edad adulta.

Años en los que tu vida es dependiente al 100% de una mujer que desde ese momento olvida la razón como cualidad para convertir su cuerpo y mente en pura biología instintiva de protección a su cría.

Una infancia feliz codifica la capacidad de ser y hacer del ser humano durante el resto de su vida, por ello, una madre empeñada en conseguir educar en libertad a su hijo genera en él idoneidad para ser feliz.

Hoy disfruto de los dulces frutos que mis padres  crearon cuando plantaron las semillas y regaron con amor las raíces del árbol de la vida que se erige con su tronco firme capaz de soportar cualquier tempestad.

Toda una vida gestada en el seno de la mujer para la que siempre serás lo primero. Gracias madre.

PABLO CAMBRONERO.

Estándar

Hilo de vida.

La empatía es una capacidad humana que, alejándose mucho de la realidad, provoca vanos intentos de colocar nuestras mentes en el lugar de quienes sufren sin medida.

En el horrible terremoto que ha sacudido la tierra en Nepal contabiliza miles de muertos bajo los escombros de Katmandú. Ello provoca que esta ciudad en ruinas ofrezca imágenes horribles que dan la vuelta al mundo.

Cuando el lugar donde habitas, duermes, comes y amas se viene abajo y te aplasta lo justo para dejarte malherido con el hilo de vida necesario para aguantar horas luchando, todo pierde importancia y te conviertes en un animal con el único y más primario instinto, el de supervivencia.

Es imposible de imaginar. El silencio y la oscuridad se adueñan de tu existencia dejando sólo un rastro amargo de dolor y la triste tesitura de llegar a aceptar la muerte como lo mejor que te puede pasar. Cuando el dolor cesa, el cuerpo te prepara para el último viaje.

¡Cuántas cosas me han quedado por hacer, cuántos proyectos sin empezar, que pena no haber disfrutado más de la vida! Un triste y largo adiós difuminará mi existencia en sólo uno de los números que contabilizarán “redondeando al alza” las vidas sesgadas por un temblor momentáneo.

PABLO CAMBRONERO. 

Estándar

Una pesada carga.

Mientras en la rutina diaria del primer mundo nos afanamos por idear estrategias personales y profesionales para buscar la felicidad asociándola irremisiblemente a una desahogada situación económica, en otros lugares cada vez más abundantes la vida se vive sin la certeza de saber que a la mañana siguiente seguirá disfrutando del aire y el sol.

Las imágenes de pobreza extrema que olvidamos cinco segundos después de ser emitidas en los escasos informativos que osan integrarlas, constituyen la carga más pesada para la existencia humana, pues la razón que nos adorna provoca que sepamos que la culpabilidad de la injusta distribución de los recursos naturales tiene un protagonista humano.

Hay quienes dedican toda su vida a intentar que la de otros no termine de la forma más horrible, de hambre. Este oasis solidario consigue que no pierda del todo la fe en el ser humano, pero en mi psique sigue instalada la pesadísima losa de pensar que a diario y sólo por nacer aquí tengo el privilegio de trabajar, de comer lo que me apetece, de tener agua potable con un gesto y de traer una niña al mundo garantizándole todas sus necesidades básicas.

En esta sociedad seguimos mirando cobardemente nuestro podrido ombligo mientras saciamos nuestras aumentadas necesidades apretando el cordón umbilical que nutre la supervivencia de otros. Esto no se termina colaborando con dos ONGs, ni votando al uno o al otro, sino cambiando el modelo de vida.

PABLO CAMBRONERO.

Estándar

Inconscientes a conciencia.

La Tierra se mueve, y lo hace no sólo elípticamente y alrededor de su eje, el interior también está en un continuo desplazamiento.

Volcanes que llevaban siglos dormidos erupcionan salvajemente provocando el caos en Chile y Argentina. En Nepal brutales temblores provocan que su capital Katmandú quede reducida a escombros.

La interpretación de estos fenómenos naturales puede y debe abordarse desde una perspectiva global, pues si la corteza terrestre comienza a reaccionar, sin duda hay alguna causa interna que, o bien desconocemos, o bien conocemos sólo hipotéticamente.

Obviando las consideraciones apocalípticas transmitidas por Hollywood bajo las imágenes de destrucción masiva del planeta, debemos abordar estos sucesos como el muy probable inicio de una reacción terrestre ante el empeoramiento de la calidad de nuestro ecosistema, empeoramiento que es consecuencia en gran parte de la acción de la especie colonizadora y dominante de la tierra, el ser humano.

Cada año un desastre natural de este o mayor calibre provoca que nos planteemos si hay algo que cambiar en nuestro injusto y nocivo modo de vida. Casi siempre llegamos a la misma conclusión:

“Posiblemente seamos la causa y el efecto de todo cuanto acontece en el planeta, mientras, la Tierra se defiende”.

PABLO CAMBRONERO.

Estándar