Uno entre siete mil millones.

¿Qué puede hacer un hombre en su madurez física y mental para que su vida tenga sentido para sí mismo? Quizás debiera disfrutar del don de la vida actuando tal cual le dicta su propia naturaleza biológica, creciendo, madurando, multiplicándose y despareciendo en el olvido. Tal vez no sea así y el modelo de vida más lógico sea el regido por ese nombrado don al que denominamos “razón”, característico por su reflexión constante, sus creencias basadas en la esperanza de un mundo mejor y sus constantes juicios de valor hacia todo y todos los que nos rodean.
Parece normal que, como humanos, tengamos la capacidad de elegir el modelo de vida que va a regir nuestra existencia, aunque ciertamente esa misma capacidad de decisión nos inhabilita biológicamente para una vida animal convencional caracterizada por un equilibrio vital basado en instintos naturales.
Cuando la evolución animal nos dirigió a lo que hoy somos, quizás en el trayecto debimos ser más conscientes de nuestra naturaleza animal y conservar sin desnaturalizar nuestros instintos, fuente de la que mana nuestra propia existencia.
PABLO CAMBRONERO.

Estándar

Eurodiputados v@cacionales.

He encontrado mi vocación, Eurodiputado. Los comicios al Parlamento Europeo, ignorados por casi la mitad de la población, no lo son tanto por quienes pretenden obtener el “estatus” de Eurodiputado.

Lo que implica ese estatus, no es más que una remuneración considerable acompañada de todo un mundo de luz y color en derechos con casi ninguna obligación. Los Eurodiputados de uno y otro color político viajan y realizan todos los trabajos que les parece oportuno, pero ya hay unos que con todo el descaro del mundo, se tachan a sí mismos de “euroexcépticos”, y ello parece justificar su constante ausencia del Parlamento.

Dice mucho de un grupo político que sus eurodiputados estén constantemente en su país de destino haciendo la campaña para las elecciones que se aproximan, y aún dice más del carácter del Parlamento Europeo que lo permita.

Europa, como malgama organizativa, sufre muchos problemas fruto de la desidia de sus Instituciones básicas sometidas a los designios bávaros. Parece que el Parlamento poco tiene que decir de la guerra abierta de un futuro socio como Ucrania, nada sobre el terrorismo que azota ya buena parte de su territorio y países limítrofes, y mucho menos aún de la corriente euroexcéptica que amenaza con la destrucción del proyecto ya casi fallido llamado Unión Europea.

PABLO CAMBRONERO. 

Estándar

Involución desesperada de IU.

Lo poco que ya queda en IU ha comenzado a instalarse en el campo del absurdo y en ocasiones, debido al desmedido interés en resultar atractivos para Podemos, en la delgada línea que separa el bolivarianismo con lo ilegal y autocrático.

A la unánime condena de la Unión Europea por la brutal represión que el gobierno venezolano está llevando a cabo ante sus detractores, IU a través de algún iluminado representante decidió posicionarse a favor del Gobierno de Maduro y sus más que “cuestionables métodos democráticos”. El norte parece ser algo que ya ni se señala en la brújula de este grupo político que sufre un ritmo uniformemente acelerado de extinción.

Lo última esperanza de sus ya cada vez menos comunistas miembros es que Pablo Iglesias se sienta atraído por el aparataje de IU para, o bien comprar sus sedes, o para contratar a lo que quede de IU para, como mucho, limpiar las que ellos establezcan.

¡Qué mal lo ha hecho IU para no haber sacado provecho electoral de la crisis y vender sus vetustos y difuminados ideales a la más absoluta indeterminación!. ¿Es desesperación o la tradicional falta de valía de IU?

PABLO CAMBRONERO. 

Estándar

Debate de ultratumba.

El debate de Estado de la Nación en el que desfilan nuestros representantes políticos más parece un desfile de “Walking Dead”.

Además del tono habitual de reproches se percibía un cierto aire nostálgico propio de quienes ya saben que su tiempo ha terminado. Analizando una por una las intervenciones cada vez se percibe más la desesperación de unos y otros, que no dejan de mencionar a los que allí no están presentes seguros ya de su relevo en los “sillones de sky”.

Rajoy, en un tono altivo y hasta amenazante expuso sus “logros económicos” reducidos exclusivamente a haber evitado una declaración oficial, (no oficiosa), del rescate. Además coronó su alocución con el anuncio de las mismas medidas que Ciudadanos propuso hace unas semanas, todo un alarde de originalidad. ¿Corrupción? No, gracias.

Sánchez, novato en estas lides, tiró de las situaciones lamentables de amplios sectores sociales y propuso dentro del caos en que se ha convertido su partido, una crítica al PP, nada más. ¿Corrupción? No, gracias.

Rosa Díez, consciente de que su proyecto se hunde sólo por su afán de protagonismo, tiró de palabras malsonantes como “mentiroso” para hacerse ver, tuvo un cariñoso recuerdo para la corrupción política que sufrimos.

Garzón, con un partido tocado y casi hundido, rescató el viva la República como canto bolivariano afín a quienes les van a absorber. ¿Corrupción? No, gracias.

PABLO CAMBRONERO. 

Estándar

Segunda Guerra Fría.

Nadie la ha declarado, y nadie la va declarar. Si algún historiador de hechos recientes define la Guerra Fría verán como las coincidencias de aquella situación con la que hoy vivimos son llamativas.

Los rusos invierten en armamento, arman a Irán y a  separatistas en Ucrania y establecen afinidades con países en vías de desarrollo para asegurar su economía y la salida de sus productos energéticos ahora Europa le da la espalda a medias.

Por otro lado, el eje occidental con EEUU al mando, intenta convertirse en la policía garante de los derechos de civilizaciones indefensas, todo ello sin descuidar los intereses económicos que mueven sus avarientos bolsillos.

Estos dos frentes continúan con las amenazas de rearme y establecen sus redes de influencia en todo el planeta, de tal forma que alimentan un conflicto internacional global que nunca llega a concretarse, y ojalá nunca lo haga.

Oriente contra Occidente, continuamos enfrascados en esta dicotomía que al menos tiene una cosa buena, no deja tiempo para que comiencen nuevas guerras globales, pues nos mantienen muy ocupados pendientes de los movimientos de los archienemigos nunca enfrentados.

Parece que el hombre tiene una necesidad imperiosa de enfrentarse con sus semejantes, producto sin duda de su naturaleza biológica de raza colonizadora o “virus” de la Tierra.

PABLO CAMBRONERO. 

Estándar

Interpretar las formas.

Las formas no lo son todo, pero son importantes y dan muchas pistas de la importancia que se da a ciertos eventos.

Ayer Pujol, su santísima esposa e hijo comparecieron otra vez para cachondearse de los españoles, no hay más que ver la guisa con la que apareció el “elemento” que presidía dicha comisión, le faltaron las “chancletas y el flotador de pato”.

Nada más llegar Pujol ya dijo entre risas y en su gangoso catalán que no iba a aportar nada nuevo, pues si un Tribunal no le había sacado nada, mucho menos allí. Junto a la mala memoria de los ancianos, se dijo que el medio millón de hijos de los Pujol son expertos en reparación de vehículos de alta gama a los que les colocan un gran maletero para “transportar” sus cosas. En cuanto a las herencias, ¡cuánto quería su padre al ex President y qué poco a los demás!

Otra cuestión curiosa es que todos los grupos políticos allí representados expresaron sus quejas por la nula explicación dada, y lo hicieron con todo el derecho del mundo en catalán, todos menos uno, el representante de Ciudadanos. No deja de ser curioso que en una Comisión en la que se piden explicaciones por defraudación de erario público estatal sólo uno de los grupos se exprese en español y sin subtítulos. Hace poco el portavoz del PP ya dijo que “Siudadans” era nacionalista catalán, yo le digo hoy que quizás sea garante de la unidad, mucho más que su grupo.

PABLO CAMBRONERO. 

Estándar

Mueven los Esqueletos.

España, es sin duda un precioso país lleno de parajes naturales, ciudades con alegría, playas paradisíacas, fiestas memorables y, porqué no decirlo, lleno de obras faraónicas inconclusas que ya son casi históricas.
Pero como no hay mal que cien años dure, en España cada cuatro años todos los grupos políticos reaccionan y rescatan del olvido a estos proyectos que parecen no tener fin. El partido que gobierna reactiva esas obras para que los ciudadanos vean que se toma en serio sus propias promesas electorales y la oposición usa esa dejadez gubernamental para criticarles y a su vez lanzar las promesas de ejecución que el anterior ya hizo hace 3 años.
Mientras todo esto pasa, los ciudadanos, sin saber de dónde salen los fondos, vemos como se reactivan todas las obras y proyectos hasta las elecciones, tras las que algo o alguien parará esas obras por la imposibilidad cíclica de su ejecución.
Por poner un ejemplo de los miles que me rodean, en Sevilla parece que la faraónica obra de la SE-40 se va a reactivar por la vía de urgencia, pues los comicios autonómicos se acercan inexorable y rápidamente.
Es una auténtica pena que sólo podamos otorgar la confianza en democracia cada cuatro años, pues es ya público y notorio que en los años electorales es cuando los gobiernos y oposiciones dan lo mejor de sí mismos para captar el voto de los ciudadanos que en los tres años restantes les sufren.
PABLO CAMBRONERO.

Estándar