Círculos “humildes”.

Hoy se celebró el mitin de Podemos en Madrid y ello derivó, por expresa petición de los dirigentes, en una marcha que recorrió entre vetustas banderas republicanas las calles del centro de la capital.
El acto comenzó con un discurso de Errejón en el que se autodefinía como humilde y aseveraba a todos los enfervorecidos asistentes que ellos también lo eran. Así el pueblo, según este hijo de cargo de libre designación muy bien remunerado, triunfará y estos “adinerados representantes” lograrán su objetivo: los privilegios que otros ocupan.
No logro entender como después de haber urdido pequeñas tramas de enriquecimiento y “desvío” de capitales en sus pequeñas parcelas de responsabilidad laboral, alguien confíe en las vanas promesas de estos iluminados, como menos aún comprendo que el bipartidismo corrupto goce todavía del favor electoral.
El cuento de la revolución del pueblo luchando contra sus dirigentes ha sido usado muchas veces por representantes del pueblo, que cuando han tenido el poder se han mostrado como los peores dictadores.
Los Gobiernos son fieles reflejos de las sociedades a quienes representan, de ahí que debamos analizar con detenimiento que este partido tenga opciones de llegar a gobernar. El hecho de que partidos limpios y con programas regeneradores, a pesar de su notable crecimiento, estén por debajo de estos partidos destructores implica necesariamente una reflexión para reconducir el voto hacia el sentido común, que reside claramente en Ciudadanos, como tercera vía sin pasados políticos ni intereses personales.
PABLO CAMBRONERO.

Estándar

Mercado de invierno.

Comienzan los mercados de fichajes para los partidos políticos que ya enfrentan en un futuro muy próximo los primeros comicios autonómicos.

Mientras PP y PSOE tapan sus vergüenzas destituyendo o retirando de los puestos primarios a sus judicializados en el país, otros partidos como IU se disuelven entre los que ya pactan con Podemos y quienes no quieren mezclarse con ellos. Tania, candidata de IU por Madrid y tras ese maremágnum de escándalos familiares de aprovechamiento propio, se decanta por la formación de su ex novio, no sabemos si obedece a motivos sentimentales o a estratégicos, quizás a los dos.

Es ahora cuando los votantes tenemos que estar muy pendientes de “las jugadas” de los que quieren colocarse en los sillones representativos y analizar al detalle los programas electorales para conseguir, de una puñetera vez en Andalucía, votar con conocimiento de causa y de una forma responsable.

Analizando la “moviola”:

Se trata de algo así como que el Sevilla ha despedido a sus lesionados para que su entrenador pueda fichar por el Madrid, mientras el Betis se conforma con no descender otra vez. Y encima la liga se anima con equipos con jóvenes delanteros que con poco presupuesto cuentan sus ataques por goles.

PABLO CAMBRONERO. 

Estándar

Dedazos contra noveles.

Las elecciones del 22 de marzo van a ser el primer asalto electoral en que se vean los dirigentes tanto del PSOE como del PP.

Increíblemente tanto Susana como Moreno han llegado a presidir sus partidos a nivel autonómico sin haberse sometido a votación ni interna ni externa, prueba de la “democracia” que proponen como ejemplo para extrapolar a sus políticas ciudadanas.

Este del 22 de marzo va a ser la primera vez que los ciudadanos tengan la oportunidad de depositar su confianza en estos dos políticos de partido, lo cual es incluso arriesgado para ellos. Van a competir con cierta ventaja por la mediatización que sus grandes partidos pagan, pero las fuerzas se van a ver igualadas con partidos de nuevo cuño que pisan cada vez más fuerte en las conciencias ciudadanas.

Podemos, ya en franco retroceso por la inverosimilitud de sus propuestas, y el crecimiento exponencial de Ciudadanos, como partido regenerador extendido ya a todo el territorio nacional, se elevan hasta llegar a posiciones cercanas al bipartidismo que pierde fuerza con cada uno de los vergonzosos asuntos que colapsan nuestro poder judicial.

Estos comicios van a ser muy interesantes, de hecho pueden constituirse como punto de inflexión histórica en la política del país.

PABLO CAMBRONERO.

Estándar

Balonmano en España.

Mientras se celebra el mundial de balonmano en Qatar ya somos muchos los que seguimos fielmente este emocionante deporte. Quizás sea porque España es una superpotencia en balonmano pero cada día que se juega un partido me hace emocionarme y ser consciente de la rudeza y espectacularidad del balonmano.

Contacto físico constante pero noble, agilidad y manejo increíble de una pelota pequeña y dura que golpea con violencia a todos los que luchan en ese terreno de juego, especialmente a los porteros que tienen una resistencia a los golpes difícil de asimilar.

En España, hombres y mujeres luchan por mantener a flote a sus equipos, que tienen grandes  dificultades económicas producto del patológico rechazo de la ciudadanía a todos los deportes que no sean el dichoso y hastiante fútbol, y ello a pesar de tener los mejores profesionales del mundo en este maravilloso deporte.

Cierto es que, como yo, muchos estamos aficionándonos a este y otros deportes minoritarios por la increíble labor que la selección Española está realizando en cada una de las competiciones internacionales, pero tristemente ello no implica que a nivel estatal se haga absolutamente nada por promocionar un deporte que es ejemplo de fortaleza, lucha, agilidad y nobleza.

PABLO CAMBRONERO. 

Estándar

Ellos deben morir.

En privilegiados trozos de tierra firme en los que moramos quienes dirigimos los designios de nuestra raza, se asienta la injusta y cruel capacidad para decidir quién debe vivir o morir para continuar con la patológica colonización humana de este precioso planeta.

La evolución biológica de la que somos producto ha tenido a bien dotarnos de la capacidad de razonar, pero esta razón no coincide en muchas ocasiones con lo justo y necesario. Muy rápidamente colonizamos y destruimos la naturaleza que sustenta nuestras fisonomías, nos multiplicamos ávidos de acaparar y agotar todos los recursos que creemos ilimitados, y todo ello pasa inadvertido entre la cotidianidad de quienes creen tener un tiempo limitado en el que no sufrirán las consecuencias de sus actos.

Ante esta patológica ocupación, ¿quién debe morir? Parece que esta pregunta está intentando ser contestada por un grupo muy reducido de humanos que, desde sus posiciones de poder, deciden condenar a poblaciones al olvido para garantizar con su desaparición una cruel supervivencia del ser más destructivo que ha morado la Tierra.

PABLO CAMBRONERO. 

Estándar

El fuego se extingue.

España demandaba sangre. Iglesias y su séquito surgieron prestos prometiendo el fuego vengador de la ira de todos los que queríamos ver guillotinados políticamente a quienes mostraban su cara de hormigón armado negando las evidencias corruptas.

Toma del poder por la fuerza, derecho universal a portar armas, afinidades con Venezuela e Irán, ocupación impune de viviendas y una desobediencia internacional con nuestras obligaciones económicas y financieras fueron sus consignas para convertir el odio en intención de voto hacia su indeterminado proyecto.

Estas incendiarias consignas atrajeron para sí a todo un amplio sector que odiaba casi irracionalmente. El tiempo no juega a favor de estos políticos de salón de estudios, pues ya demuestran a diario que sus fuegos se apagan entre sus propios asuntos de favores y tramas económicas. Ya para dar explicaciones usan sus canales afines, a sabiendas que fuera de ellos son vulnerables.

Una leve recuperación económica y la colonización del voto de partidos demócratas regeneradores como Ciudadanos están propiciando la caída a los bajos fondos de estos políticos de profesión que nunca debieron siquiera tener la oportunidad de esparcir su germen destructivo en nuestras Universidades. Y es que quizás la revolución salvadora haya que buscarla en nuestra Constitución, no me cabe duda de que está ahí.

PABLO CAMBRONERO.

Estándar

Hipocresía o memoria selectiva.

70 años han pasado de la liberación del campo de concentración que avergonzó al mundo e hizo públicos sus brutales e inhumanos métodos de tortura y exterminio. Numerosos son los actos de recuerdo que en toda Europa se celebran para refrescar la memoria a todos de lo que una sociedad aparentemente civilizada y tecnológicamente avanzada puede llegar a hacer creyendo los postulados de un iluminado que, preso de su ira y egocentrismo, fomenta el odio patológico hacia sus semejantes.
Muy loable es el acto de recordar la inmensa capacidad de odiar del ser humano, pero es vergonzoso cómo al mismo tiempo que nos apenan los vetustos y crueles actos de nuestros ancestros, obviamos los exterminios y la vulneración de los más elementales derechos de nuestros semejantes que, mientras descansamos en nuestras casas, matan y mueren no tan lejos de aquí, en Irak, Siria, Ucrania, Afganistán, Libia, Nigeria y otros países de nuestro avanzado mundo de 2015.
Todos recordamos el holocausto nazi y celebramos su recuerdo para conseguir que jamás vuelva a suceder algo similar, pero olvidamos la sangre de nuestros iguales que mientras escribo esta carta, se derrama sin apenar ni asquear a nadie en el viejo continente, sólo a los que la sufren.
El recuerdo de los errores debe tener el único objetivo de ser conscientes y consecuentes con nuestros actos presentes y futuros.
PABLO CAMBRONERO.

Estándar